IALE Tecnologia

 

Hasta la década de los 90s del pasado siglo la palabra vigilancia se asociaba todavía al control  del  comportamiento  de  determinados  colectivos  por  motivos  de  seguridad (delincuentes,  terroristas,  presos,  gobiernos  enemigos,  etc.),  utilizando  instrumentos como  las  escuchas  telefónicas,  las  cámaras  de  televisión  ocultas,  el  espionaje electrónico o los aviones de reconocimiento. Esta acepción sigue vigente en algunos medios, que consideran que vigilancia es sinónimo de espionaje, lo que introduce una cierta confusión.

Sin  embargo,  en  esta  década  comenzaron  a  aparecer  estudios  sobre  Vigilancia Tecnológica realizados por pioneros como Van Raan, Dou, Dousset o Jakobiak, entre muchos  otros,  que  mostraban  las  ventajas  del  uso  de  la  información  –contenida principalmente en los artículos científicos y en las patentes– para seguir los avances y las tendencias en Ciencia y Tecnología, utilizando instrumentos completamente lícitos. Paulatinamente se fue añadiendo también el estudio de los Mercados. A finales de la década  algunos  grupos  españoles  comenzaron  a  interesarse  por  estos  temas  y aparecieron discretamente las primeras publicaciones, entre ellas las de Palop y Vicente (1999) y de Escorsa y Maspons (2001).

Desde entonces, y poco a poco, la Vigilancia se ha ido introduciendo en la práctica de muchas entidades, siguiendo los pasos de las empresas del sector farmacéutico que la utiliza desde mucho tiempo atrás. Algunas empresas cuentan con sofisticadas unidades de Vigilancia, dotadas de buenas herramientas. Existen consultores especializados que prestan servicios de calidad. Las bibliotecas de las universidades suelen contar con accesos a las principales bases de datos. Algunas empresas españolas han lanzado al mercado interesantes softwares que facilitan los estudios de Vigilancia Tecnológica – Inteligencia Competitiva (V-I).  Pero muchas otras utilizan tan solo el popular buscador Googley poco más. No puede decirse todavía que la Vigilancia sea una práctica corriente en todas las empresas. Algunos comparan el momento actual con el experimentado, años atrás, por la Gestión de la Calidad, hoy ampliamente introducida. Incluso han aparecido organismos que certifican las buenas prácticas en V-I.

Un  rasgo  característico  de  la  V-I  es  el  extraordinario  desarrollo  que  están experimentando  sus  herramientas.  Continuamente  aparecen  nuevos  softwares  de captura, análisis y visualización de la información. Años atrás, cada herramienta se ocupaba de una de estas fases, pero la tendencia es que aparezcan softwares capaces de realizar a la vez estas operaciones. Hoy existen herramientas capaces de “leer” textos e informar sobre su contenido. Otras permiten formular preguntas en lenguaje natural, de forma cada vez más perfeccionada.

Desde la aparición de la obra de Escorsa y Maspons antes citada, la empresa  IALE Tecnología ha mostrado interés en divulgar periódicamente el “estado de la cuestión” de la V-I. Esto lo viene haciendo principalmente a través de sus cursos online sobrestos  temas. Además,  en  el  año  2007  coordinó  el  trabajo  Intec.  La  Inteligencia Competitiva factor clave para la toma de decisiones estratégicas en las organizaciones, impulsado por Madri+d, en el que participaron destacados expertos internacionales. En su momento, esta obra significó una excelente actualización de la teoría y la práctica de la V-I.

La obra que ahora se presenta, cinco años después, pretende una nueva actualización que incorpore los últimos desarrollos. El contenido del libro es el siguiente: el Capítulo 1 introduce al lector en los conceptos generales, definiendo lo que se conoce como Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva, en comparación con lo que se entiende por Gestión del Conocimiento. Da respuesta a preguntas tales como ¿qué se debe vigilar? o ¿dónde está la información? Define también la Minería de Datos y la Minería de Textos, esenciales en las tareas de V-I. El Capítulo no ofrece grandes novedades pues la mayoría de estas nociones se conocen desde hace tiempo, aunque puede interesar a las personas que se introducen por primera vez en la problemática de la V-I.

En cambio, el Capítulo 2, sobre Herramientas, incorpora las novedades más recientes al mismo tiempo que prescinde de otras herramientas, muy utilizadas tiempo atrás pero que hoy han quedado obsoletas. Se presta especial atención a las herramientas de Minería de Textos y también a las Plataformas Integradoras.

El Capítulo 3, titulado “Para qué hacer Vigilancia e Inteligencia” presenta un conjunto de ejemplos prácticos que van desde la evaluación del potencial innovador de una tecnología hasta la identificación de oportunidades de diversificación, pasando por la detección de tecnologías emergentes. En los ejemplos se utilizan distintas herramientas.

Por último, en el Capítulo 4 se presentan algunos de los retos actuales de la V-I. Se analizan cuestiones como la web semántica,  la información generada por las redes sociales o las iniciativas de apertura de datos, y se pasa revista a las nuevas formas de vigilancia en red. Este Capítulo da pistas sobre la V-I del futuro.

 

 

Pere Escorsa Castells
Presidente de IALE Tecnología S.L.

Written by Enric Escorsa — August 06, 2013

Leave a comment

Please note: comments must be approved before they are published.